jueves 18 de julio de 2019 - Edición Nº2608
PlayD » Opinión » 29 abr

Cepo al dolar

Opinión: Las consecuencias de eliminar el mal llamado cepo al dólar.

En una jornada de furia vivida el jueves pasado, la divisa estadounidense alcanzó los $ 47,51 generando una ola de incertidumbre que el Gobierno apenas pudo frenar ofreciendo un 71 % de tasa. Las consecuencias de eliminar el mal llamado cepo al dólar.


Por:
Pablo Barros - Contador Público . Mat. Prov. 487

El 28 de octubre de 2011, el gobierno de Cristina Fernández comenzó una serie de restricciones cambiarias que recibieron el nombre de cepo, un término asociado a la tortura, que más que una definición era una opinión.

Desde la oposición (actual oficialismo) se tildó la iniciativa de chavista, stalinista y cualquier “ista” que mantuviera indignada a la población. La libre e ilimitada adquisición de dólares fue presentada casi como un derecho humano. En una economía que no imprime dólares, es imprescindible tener una política de administración de la divisa. Está claro que el cepo no fue la solución a la falta de dólares; fue la forma que encontró un gobierno para administrar coyunturalmente un problema endémico: la restricción externa. La verdadera salida a la escasez de divisas es el desarrollo de los sectores exportadores, la sustitución de importaciones o la formación de instrumentos efectivos de ahorro que evite la dolarización de los excedentes. El tema es qué hacer mientras tanto.

El 16 de diciembre de 2015, el Gobierno de Mauricio Macri decidió ponerle fin al cepo. Terminar con las regulaciones bancarias no solucionó el problema de fondo y los resultados están a la vista: incentivó la fuga de capitales, generó un aumento exponencial de la deuda externa y cuadruplicó la cotización oficial, pasando de $ 10 a $ 45 en cuatro años de gobierno. La consecuencia más directa fue que la inflación, eso que para el Presidente iba a ser tan fácil de solucionar, es el doble a la que había dejado el kirchnerismo (25 % en 2015 y 50 % en 2018).
Y así, le dimos solución al diez por ciento más rico del país: aquéllos que de forma más intensa buscaban atesorar dólares; mientras que a cambio, generamos mayores problemas a todo el país, especialmente a los sectores populares y en definitiva a quienes no compran dólares en absoluto. El cepo al dólar generaba problemas en la economía, claro que sí. Pero eliminarlo no solamente no solucionó ninguno de esos problemas, sino que los agravó (inflación) e incluso creó problemas que no teníamos (endeudamiento).
Es otra evidencia de que la desregulación no favorece a los intereses de la mayoría de los argentinos.


Por: Pablo Barros - Contador Público . Mat. Prov. 487
Capitán Guttero 445 - Caleta Olivia

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

PLAYDEPORTIVO TV

GALERÍA DE IMAGENES